miércoles, mayo 07, 2008

Falacia



Desde abajo.

A contraluz es fácil ver la sencillez de los bordes bien recortados.

Un poco más arriba.

Las sombras bordean nada más el retrato de dos gemelos bien torneados, forzados.

Alzando.

Visagras sublimes con callos en sus cimas, recuerdos de un pasado sumiso.

Levitando.

Dulce boca vertical cuyo garbo se mantiene impecable, mientras no sea mimada.

Añorando.

Cáliz sumergido en carne maternal, custodiado por reflejos arqueados.

Recordando.

Inhalando las palabras que exhala cada poro sediento, cada reacción, cada gemido.

Pero tu boca está cerrada, protegida; tus ojos ocultos.

Tan hermosa, tan idiota... presentás tu belleza y ocultás tu condición.

Tan inútiles las caricias, tan maldita la coraza que te aleja del mundo.

Una escafandra cubriendo tu flato. Al contrario de lo que creés, eso no basta.

3 comentarios:

Paolo Grimaldi dijo...

Interesante, muy buen titular. Me gustaron y desconcertaron un poco esos verbos intercalados, me recuerdan a alguien pero no se quién... Saludos sis! great job

$@(! dijo...

de acuerdo con tu hermano, los verbos!! el mejor.. recordando!! yeah!! me gusta

Cygnus dijo...

Excelso. Esa forma única que tienes y con que juegas las palabras. Aplaudo en pie.