domingo, diciembre 24, 2006

Buenos deseos

Hoy quiero escribir unas cuantas letras acerca de estos días maravillosos. No se si ustedes compartan mi sensación. Las lucecitas en el frontispicio y el arbolito que hoy encendimos a las 7 de la mañana, el pannetone saliendo de su caja inundado la casa de emanaciones vestidas de vainilla, las ansias y el tiempo denso que queman el corazón de mi hermanita porque todavía son las nueve de la noche y la media noche parece tardarse cada vez más... es todo tan alegre, tan ligero, la falta de nieve no es la razón del calor que cobija los hogares. Pero lo que me parece mas loable y notable es la enorme cantidad de sentimientos que estas fechas despiertan, o más bien, que los hombres se permiten sentir en estos dias. El maravilloso calor de un abrazo luego de una larga ausencia, o la mesa servida a las doce de la noche. ¿Quién ha visto algo más hermoso que la pupila resplandeciente de un niño, el brillo inmenso que su cara descubre al quitarle a esa gran caja su envoltorio de colores? ¿Cuándo es sino en esta noche en que vemos colores sobre la inmensidad oscura y nos sentimos enormes, felices, sin siquiera preguntarnos como es que un montón de lucecitas nos hacen la vida mas placentera? Es increíble como es que puede haber tanta felicidad reunida en el minuto en que el cielo resplandece. Es contagioso, el calor y la alegría usan las miradas para trasladarse de alma en alma, comenzando por el niño y su espada nueva, y por con el anciano abuelo disfrutando de esa joven sonrisita que le recordó que sigue vivo y que Dios le ha dado una razón mas para seguir viviendo. Si, todo esto es maravilloso.

Muchos de ustedes quizá estén aprovechando para dar alguna limosna, para dejar el cambio sobre el mostrador, para llamar a un viejo amigo. Es algo muy reconfortante, te recuerda que estas aquí, que estás vivo, que otra Navidad llega y, así, otro año acaba. Pero consideremos específicamente las acciones de los que algunas personas toman en estas fechas. Y no, no forma parte de mis intenciones dar el discurso de dar limosna a escondidas o del verdadero significado de la Navidad. Tan sólo deseo que fueran los ojos de los hombres menos ciegos al abrir sus ojos y más observadores al cerrarlos. Deseo que nos fijemos que lo que en un principio fue una serie de movidas políticas y comerciales es lo que nos ha llevado a ser y sentirnos así hoy, a vivir, a ser más felices. Deseo que el mundo sea consciente que esta mejoría en su condición nace de hombres que pensaron, que manejaron y analizaron a las masas. Que pensemos, gritemos que, considerando esto, no es necesaria una tarjeta Hallmark o una corona en la puerta para sentirnos plenos, para compartir, para respirar hondo y sentir el rocío, para ser felices, pero que parece que nos reserváramos y esperáramos esta fecha todo el año como excusa para sentirnos más humanos. Señores, hoy quiero decirles que no necesitamos de excusas comerciales para disfrutar del mundo y de la vida. Tomemos esta Nochebuena como patrón, amigos míos, y seamos felices por la eternidad.

Es mi más sincero deseo que gocen de una muy Feliz Navidad y un año nuevo lleno de éxitos y prosperidad.

=)

6 comentarios:

Paolo dijo...

No me ha gustado... Comparto tu sentimiento pero en honor a la verdad y por el amor que te tengo debo ser sincero y decirte que no me ha gustado en lo absoluto la forma en que lo has redactado. Te quiero, fue muy lindo verlos a todos esta navidad. Les deseo un feliz año, y a ti te deseo muchos exitos. P.D El libro en blanco es para que escribas en el tu primer libro. Cariñosamente, tu admirador, tu amigo y tu hermano.
Paolo Grimaldi

Anónimo dijo...

Me gusta la forma en la que pensas, siceramente, no es lo comum para alguien de tu edad en estos tiempos. gracias por dar un aliento. no vemos pronto

Esteban dijo...

Muy bonito. Aún cuando no puedo comparar este post con los demás que has escrito. Pero me gusto.

Andrea Grimaldi dijo...

Mmm, creo que a nadie le gusto este post... si, la verdad es que es bastante malo, no transmite en absoluto lo que yo hubiese querido. Una disculpa para aquellos quienes lo leyeron. Nos vemos en el siguiente post.

Jorge dijo...

Pero Andrea, a mi si me gusto.

$@(! dijo...

contigo en las buenas y en las malas!!